Tommy Robredo recibe una invitación para disputar la fase previa del torneo

El Barcelona Open Banc Sabadell ha decidido conceder la primera invitación ‘Wild Card’ para la fase previa de la edición de este año (número 68) a Tommy Robredo, campeón del torneo en 2004.

El jugador catalán buscará la clasificación para disputar el cuadro principal por decimoctava vez y con la mirada puesta en recuperar esas sensaciones que le llevaron a consolidarse como uno de los mejores jugadores del mundo. Sus prestaciones en Barcelona siempre son muy buenas y ha logrado llegar por lo menos a cuartos de final hasta en siete ocasiones.

A sus 38 años y con 12 títulos en su haber no le queda nada por demostrar. Su pasión por el tenis le impide colgar la raqueta todavía y una de sus principales ilusiones es seguir jugando el Barcelona Open Banc Sabadell en el RCTB-1899, su club de toda la vida. En estas pistas recibe siempre el calor de un público que le quiere y que sabe apreciar su entrega.

El revés a una mano denota clase y ‘savoir faire’. Ese símbolo de distinción de la aristocracia del tenis, la estirpe de jugadores que se mantienen fieles a la tradición, también es propio de Tommy Robredo. Fue uno de esos niños que tomó la decisión de jugar soltando el brazo como un látigo a lo Stefan Edberg y este golpeo se ha convertido en todo un símbolo de su juego.

Actualmente ocupa la 228º posición del ranking ATP, pero en 2006 con 24 años llegó a ser el quinto mejor jugador del mundo de una clasificación comandada por Roger Federer (1º), Rafael Nadal (2º), Ivan Ljubicic (3º) y David Nalbandian (4º).

Es tal su pasión por el deporte de la raqueta que en los momentos en que no juega sigue ligado a él ya sea organizando a través de su fundación el ya tradicional torneo de tenis en silla de ruedas Open Santi Silvas o simplemente viendo a los mejores tenistas por televisión.

El jugador catalán buscará la clasificación para disputar el cuadro principal por decimoctava vez y con la mirada puesta en recuperar esas sensaciones que le llevaron a consolidarse como uno de los mejores jugadores del mundo. Sus prestaciones en Barcelona siempre son muy buenas y ha logrado llegar por lo menos a cuartos de final hasta en siete ocasiones.

A sus 38 años y con 12 títulos en su haber no le queda nada por demostrar. Su pasión por el tenis le impide colgar la raqueta todavía y una de sus principales ilusiones es seguir jugando el Barcelona Open Banc Sabadell en el RCTB-1899, su club de toda la vida. En estas pistas recibe siempre el calor de un público que le quiere y que sabe apreciar su entrega.

El revés a una mano denota clase y ‘savoir faire’. Ese símbolo de distinción de la aristocracia del tenis, la estirpe de jugadores que se mantienen fieles a la tradición, también es propio de Tommy Robredo. Fue uno de esos niños que tomó la decisión de jugar soltando el brazo como un látigo a lo Stefan Edberg y este golpeo se ha convertido en todo un símbolo de su juego.

Actualmente ocupa la 228º posición del ranking ATP, pero en 2006 con 24 años llegó a ser el quinto mejor jugador del mundo de una clasificación comandada por Roger Federer (1º), Rafael Nadal (2º), Ivan Ljubicic (3º) y David Nalbandian (4º).

Es tal su pasión por el deporte de la raqueta que en los momentos en que no juega sigue ligado a él ya sea organizando a través de su fundación el ya tradicional torneo de tenis en silla de ruedas Open Santi Silvas o simplemente viendo a los mejores tenistas por televisión.

 

PATROCINADORES PRINCIPALES

PATROCINADORES

COLABORADORES

MEDIA PARTNERS