Loving Barcelona

Al hecho de que la capital catalana sea toda una atracción turística desde hace años se une el deseo de muchos de los mejores tenistas del planeta por desplazarse desde sus países de origen, por muy lejanos que pueda parecer, para poder disfrutar de la mejor tierra batida del mundo. Y buena prueba de ello es ver ya por las instalaciones del Real Club de Tenis Barcelona a jugadores llegados de Georgia, Brasil o la India. Tres de la larga veintena de nacionalidades representadas en la vigente edición del torneo.

La tradición siempre ha sido contar entre los participantes del Barcelona Open Banc Sabadell a tenistas italianos, franceses o argentinos. La cercanía, el idioma o el mismo fervor por el polvo de ladrillo y al aire libre provoca que cada año disputen el torneo varios compatriotas de Fognini, Tsonga o Schwartzman, tres de los casi 40 jugadores foráneos que ya calientan motores en el RCTB-1899. De hecho Francia con ocho tenistas e Italia con cuatro son los países con más representantes, por detrás de los once jugadores de la Armada española.

El lado más exótico llega este año de la mano de Basilashvili (Georgia), Gerasimov (Bielorrusia), Bublik (Kazajastán), Nishikori (Japón), Monteiro (Brasil), Garin (Chile) o Nagal (India). Estados Unidos y Canadá también están representados por Tiafoe, Shapovalov y Auger-Aliassime. Los jugadores nórdicos que tanto aprecian el buen clima de Barcelona han acudido procedentes de Finlandia, Noruega o Dinamarca. ¿Y el jugador con un origen más lejano? Jordan Thompson, nacido hace 26 años en Sidney. A 17.100 kilómetros del RCTB-1899.

PATROCINADORES PRINCIPALES

PATROCINADORES

COLABORADORES

MEDIA PARTNERS