Tsitsipas y Rublev no frenan

Disputaron la final de Montecarlo. Disfrutan de un momento dulce. El griego ya sabe lo que es disputar una final en el Barcelona Open Banc Sabadell y el ruso conoce cada esquina del Real Club de Tenis Barcelona porque es su club desde hace cuatro años. Y ambos quieren que el reinado de Rafa Nadal en Barcelona se tambalee para levantar el soñado trofeo el próximo domingo. Tenis, calidad y ganas tienen de sobra.

Si en su debut se deshacía de Jaume Munar de manera contundente, Tsitsipas esta vez tuvo que emplearse aún más para plantarse en los cuartos de final, en los que le espera Félix Auger-Aliassime. El tenista griego doblegó en dos mangas a Alex de Miñaur y en ningún momento del encuentro pareció que la victoria se le podía escapar de las manos. Si hiciese bueno su cartel de segundo favorito del torneo, en la final Tsitsipas podría ver al otro lado de la red a Rafa Nadal. La primera vez que se vieron las caras fue precisamente en la final del torneo y Nadal se hizo con la victoria. La última vez que se enfrentaron en cambio no fue en tierra. Y quien acabó sonriendo fue el tenista griego.

El billete que obtuvo Rublev para su partido de cuartos de final resultó más caro que el de Tsitsipas. El tenista ruso se ha enfrentado a otro jugador del club como es Albert Ramos y el encuentro se alargó hasta las dos horas y media. Hubo mucha igualdad y Ramos llegó a arrancarle un set al número siete del mundo, en parte por los nervios no controlados de Rublev durante el tie break en la segunda manga. Y un dato que lo dice casi todo. La victoria ante Ramos suponía la 26ª de la temporada.

Sobre el papel prometen grandes momentos para los espectadores. Y todo el circuito sabe del peligro que entrañan. Porque, parafraseando aquel mítico anuncio, son jóvenes aunque tenísticamente preparados.

PATROCINADORES PRINCIPALES

PATROCINADORES

COLABORADORES

MEDIA PARTNERS