Las rosas y el sol inundan el torneo

Hoy hubo cinco partidos. 11 sets. 106 juegos. 492 minutos de juego. Pero lo que nadie pudo contar fueron las rosas regaladas y las sonrisas imposibles de disimular. Porque la magia de Sant Jordi acudió una vez más al Real Club de Tenis Barcelona y las mascarillas no pudieron ocultar lo que provoca esta festividad.

Un sol radiante se ha impuesto durante toda la jornada, el día más caluroso en todo lo que va de torneo y eso, el buen tiempo, también ha contribuido a alegrar el ambiente del Barcelona Open Banc Sabadell. Los propios jugadores también han sido obsequiados con rosas (los foráneos que acostumbran a pisar la arcilla barcelonesa por estas fechas ya conocen la tradición). Y, por momentos, parecía que todo el mundo se olvidó del frío, de los avatares que presenta la vida. Y hasta de la pandemia.

Se vio a Rafa Nadal rosa en mano. Aficionados. Trabajadores. O visitas ilustres, como la de Darko Peric. Y es que el torneo no se entiende sin un día primaveral como el de hoy. Sin la presencia de Feliciano López. Sin los golpes inolvidables del mejor jugador de la historia sobre tierra. O sin Sant Jordi y sus rosas inundando cada esquina del torneo.

PATROCINADORES PRINCIPALES

PATROCINADORES

COLABORADORES

MEDIA PARTNERS