Mediterráneamente

Dos españoles. Un italiano. Y un griego. Los cuatro semifinalistas del torneo están más que acostumbrados a las temperaturas, la humedad, la brisa, la escasa altura y, sobre todo, a una arcilla que en primavera adquiere un color rojizo brillante cuando empieza a caer el sol. Cosas del Mediterráneo, como dirían esos anuncios tan bucólicos de Estrella Damm.

Nadal y Carreño, jugadores del RCTB-1899, no sólo saben llegar a semifinales de grandes competiciones como el Barcelona Open Banc Sabadell. Rafa acumula once trofeos en Barcelona y once en Montecarlo. Carreño también sabe lo que es triunfar con el Mediterráneo de fondo, como hizo la semana pasada en Marbella. El tenista español además ha logrado ser semifinalista en Barcelona en 2018 y en tres ocasiones se plantó en octavos de final en Montecarlo.

Los otros dos aspirantes a adquirir un billete para la gran final de mañana son el italiano Sinner y el griego Tsitsipas. El italiano ha cosechado grandes victorias en los últimos meses, no deja de alumbrar a propios y extraños y muchos le consideran un alumno aventajado de la Next Gen. El griego, por su parte, fue finalista en Barcelona en 2018, venció en Marsella en 2019 y 2020 y su penúltimo broche fue en Montecarlo, alzando el trofeo mientras Carreño lo hacía a 1.700 kilómetros de distancia.

Los pronósticos son pura teoría y, llegados a estas alturas, los cuatro son firmes candidatos a ganar. Pero lo que es seguro es que los espectadores volverán a disfrutar en el día de hoy de puro espectáculo sobre tierra batida. Y con esa brisa tan familiar y tan añorada.

PATROCINADORES PRINCIPALES

PATROCINADORES

COLABORADORES

MEDIA PARTNERS