Una cita para padres e hijos

En un torneo con 70 años de historia a sus espaldas, asentado en un club que rezuma tanta tradición como experiencia, es normal que los tenistas y todos los que disfrutan de los mejores instantes dentro de las pistas se sientan como parte de una familia. De ahí que encordadores, pisteros o cocineros conozcan tanto a los jugadores. Los entiendan. Y sepan de memoria sus necesidades, sus gustos o incluso sus manías.

Por eso muchos tenistas no dudan en acudir a las instalaciones del Real Club de Tenis Barcelona con sus familiares. E incluso, una vez que han tenido hijos, también les han llevado para que ya desde el carrito vayan respirando el ambiente a tenis que se respira por todo el club. En el caso de Roberto Bautista o Feliciano López, por ejemplo, se les ha visto estos días con sus pequeños en brazos, una vez que habían acabado sus entrenamientos o sus partidos. Tenistas a los que, a pesar de la mascarilla, se les intuía una sonrisa en la cara.

Luego esos bebés van creciendo. Saltando a la pista para jugar, incluso. Y emulando a sus progenitores. El hijo de Borg ya lo hace, así que nadie descarte que en próximas ediciones uno llegue a leer en el cuadro apellidos ilustres de jugadores que estos años vemos disputar y vencer sobre la arcilla del RCTB-1899.

PATROCINADORES PRINCIPALES

PATROCINADORES

COLABORADORES

MEDIA PARTNERS