Los pisteros, entre el alivio y el esfuerzo

Tras más de 24 horas de intensa lluvia sobre las instalaciones del RCTB, durante las que no podían hacer nada más que mirar las diferentes aplicaciones del radar y desear que amainase cuanto antes, los pisteros han amanecido en el día de hoy con un gran cielo azul que les regalaba una tregua… para poder trabajar.

Porque, una vez que la lluvia ha dejado de hacer acto de presencia, la cuadrilla de más de diez trabajadores que cargan, distribuyen, “peinan” y alisan toneladas y toneladas de tierra batida por las diferentes pistas del Barcelona Open Banc Sabadell se han puesto manos a la obra. Y, una vez más, han dejado los diferentes escenarios en un estado óptimo para que los reyes de la tierra batida corran, se deslicen y golpeen desde cualquier esquina de cada pista. Sin el más mínimo peligro, sin la más mínima queja.

No dejan de decirlo: Que el cielo les puede amargar una jornada que podría parecer aparentemente plácida. Que no por eso van a dejar de entregarse con una profesionalidad digna de admirar. Con Julio Palomo al frente, todos los pisteros hacen un trabajo que a veces pasa desapercibido, pero sin el que el torneo no disfrutaría de los quilates que ostenta. Y, si las gotas vuelven a caer, a buen seguro que ahí estarán dispuestos a esperar… y a dejarlo todo como antes de la lluvia. Como si nada hubiera pasado.

PATROCINADORES PRINCIPALES

PATROCINADORES

COLABORADORES

MEDIA PARTNERS