Auger-Aliassime: el último prodigio | Barcelona Open Banc Sabadell
08/04/2019

Auger-Aliassime: el último prodigio

Está siendo un año agitado para Felix Auger-Aliassime. Antes tenía tiempo para distraerse con los entretenimientos propios de un chico de su edad y, lógicamente, pasaba más tiempo con su familia. Ahora eso empieza a ser un lujo en una agenda repleta de compromisos como corresponde a un tenista que ha llamado la atención de todos los observadores y que ya está instalado muy cerca del top-30 del ranking mundial a sus 18 años.

Quienes siguen atentos la carrera de este muchacho nacido en Montreal el mismo día y mes que Roger Federer (8 de agosto, pero en este caso de 2000), en el seno de una familia humilde formada por un togolés y una canadiense, no aciertan a destacar cuál de estos mayores hitos es el más elocuente: jugador más joven, con 14 años, en ganar un partido del circuito ATP, semifinalista más joven en la historia del Miami Open con 18, primer jugador nacido en el siglo XXI en llegar primero al top-100 y luego al top-50, ganador de 14 partidos hasta la fecha en su primera campaña completa, con un top-10 (Stefanos Tsitsipas) entre sus víctimas…

Auger está destinado a escribir una destacada página en el libro del tenis. Hay bastantes indicios para pensar así. Su final este mismo año en Río de Janeiro y su enorme torneo en el segundo Masters 1.000 de la temporada, el Miami Open, donde tuvo oportunidad de vencer en los dos sets de su semifinal ante John Isner, que se le escaparon por inexperiencia, indican que estamos ante una figura de enormes proporciones.

Trata de no desconcentrarse con su espectacular ascenso en el ranking ATP (esta semana se encuentra en el puesto 33) y de hacerlo en “jugar bien y seguir trabajando todos los días”. E insiste en el valor de su mayor palanca de confianza, la familia. “Sería imposible o muy difícil para mí hacer las cosas que he estado haciendo sin el apoyo de mi familia. El amor que me brindan realmente me da mucha fuerza, mucha motivación”, ha explicado recientemente en un reportaje concedido a la página web de la ATP.

El discípulo de Frederic Fontang, que en el Barcelona Open Banc Sabadell tendrá la compañía de su amigo Denis Shapovalov, canadiense como él, se ha coinvertido en el tenista más interesante del año por su precocidad y por su progresión tan vertiginosa. Cuenta con un balance de 1-1 frente a los top-10 y un increíble 5-0 frente a los top-20. En sus 21 partidos disputados este año ha tenido oportunidad de medirse con dos españoles, a los que ha derrotado: Jaume Munar en Río y Albert Ramos en Sao Paulo.

Tras su gira sudamericana, en la que tomó parte en tres torneos en tierra batida, ahora le llega la auténtica reválida en esta superficie en la pista Rafa Nadal del Real Club Tenis Barcelona.