Carácter ruso | Barcelona Open Banc Sabadell
24/03/2020

Carácter ruso

El público que llenaba las gradas del Burswood Dome de Perth para vivir una divertida jornada de Copa Hopman enmudeció de repente al ver entrar en la pista a uno de los jugadores con un ojo morado y el cuerpo magullado. “Me metí en una pelea en Moscú pero estoy bien, pude sobrevivir. Gané la pelea. Solo ha sido un pequeño problema. Estaba en el lugar equivocado a la hora equivocada”, declaró el tenista para calmar el alarmismo de la gente. Era Marat Safin, icono del tenis ruso que llegó a ser número 1 del mundo durante nueve semanas entre los años 2000 y 2001 y campeón del Open USA y el Open de Australia. Su carácter explosivo, que según cuentan le llevó a destrozar más de mil raquetas a lo largo de su carrera, fue su seña de identidad más reconocible. 

Un año antes que él, otro soviético logró alcanzar por primera vez lo más alto del ranking ATP, Yevgueni Kafelnikov. Su carácter indomable también fue una de sus principales señas de identidad tanto dentro como fuera de las pistas. Ganó en Australia, Roland Garros y fue campeón olímpico en Sídney 2000, pero sus idas y venidas le siguen sin dejar entrar en el Salón de la Fama del tenis. Un día, tras varios meses sin dejarse ver por los torneos del circuito, apareció sentado en una mesa de un casino de Londres. “Me he retirado, pero todavía no lo he anunciado oficialmente”, explicó a un periodista que le descubrió durante la partida. “Mucha gente aún cree que me estoy tomando un descanso, pero yo considero que mi tiempo en el tenis ha concluido”, añadió.

El 8 de junio de 2017, Karen Khachanov y Andrey Rublev (foto) visitaron el Real Club Tenis Barcelona-1899 (RCTB) de una forma muy especial. Ambos, afincados en Barcelona, decidieron unirse a la familia del club como jugadores. Durante su primer paseo por las instalaciones como miembros no pudieron evitar pararse delante del ‘Muro de los Campeones’ donde figuran todos los ganadores del Barcelona Open Banc Sabadell desde su primera edición en 1953. Su reacción inmediata fue señalar el cartel que recogía el triunfo de su paisano Marat Safin en la edición del año 2000. “Queremos seguir sus pasos y aparecer también en este muro tan bonito”, señaló Khachanov en ese instante. “Sí, Marat es todo un referente para los tenistas rusos y sería un sueño poder seguir sus pasos”, apostilló Rublev.  

15 títulos ATP entre los tres

Tras los pasos de Kafelnikov y Safin, el tenis ruso busca a su tercer hombre capaz de alcanzar el liderato mundial. Por el camino, tres jugadores más lograron entrar en el selecto grupo de los diez mejores del mundo: Nikolay Davydenko (3), Mikhail Youzhny (8) y Andrei Chesnokov (9). Ahora, otra raqueta ha aparecido para postular su candidatura al nuevo reinado: Daniil Medvedev (4). El moscovita fue la gran revelación de la pasada temporada, en la que logró completar una segunda mitad del año sensacional que le catapultó al número 4 mundial y a disputar las Nitto ATP Finals de Londres. Su dominio fue tal que llegó a jugar seis finales consecutivas –incluida la del Open USA que cedió ante Rafa Nadal- con tres títulos para su casillero.

Medvedev (1996), Khachanov (1996) y Rublev (1997) pertenecen a una nueva generación dorada llamada a ser la gran esperanza nacional del deporte ruso, muy afectado en los últimos años por los numerosos escándalos de dopaje. Los tres, también con carácter enérgico dentro de las pistas, ya saben lo que es codearse con los mejores jugadores del mundo y suman, de momento, un total de 15 títulos y 23 finales disputadas. 

Cada vez tienen más protagonismo y la cita del Barcelona Open Banc Sabadell es una fecha clave en sus calendarios. Del trio, el único que no vive en la ciudad (pero lo hace a 500 kms, en Mónaco) ha sido el que ha conseguido llegar más lejos. Fue Daniil Medvedev, finalista en la edición del año pasado. El enorme desgaste físico que le supuso llegar hasta la ronda final le impidió oponer resistencia a un correoso Dominic Thiem que se llevó su primer título en dos sets, 6-4, 6-0.   

Por su parte, Khachanov y Rublev ya saben lo que es ganar algún partido en las pistas de su club, pero tienen muchas ganas de llegar más lejos en el torneo que consideran de ‘casa’. Cada vez que aparecen por aquí no paran de recibir elogios y abrazos de la gente, ahora amigos. Karen, incluso, tiene sus buenos contactos en la cocina para que le preparen la comida rusa que más le gusta. Además, Rublev tiene como entrenador a Fernando Vicente, ex tenista histórico del RCTB que todavía hoy sigue vinculado con el club defendiendo sus colores en los torneos sénior por equipos. 

Falta por ver quién de los tres logrará poner su nombre en el ‘Muro de los Campeones’. Lo que es seguro es que darán mucho espectáculo sobre la arcilla para conseguirlo.

 

Xavier Gonzàlvez-Amat