Cristian Garín, el “terrícola” que pide paso | Barcelona Open Banc Sabadell
11/02/2020

Cristian Garín, el “terrícola” que pide paso

De entre los muchos aspirantes a ocupar el podio de los mejores tenistas en tierra batida, al lado de los indiscutibles Rafa Nadal y Dominic Thiem, uno sobresale por encima de todos en este comienzo de la temporada: Cristian Garín. Su victoria del domingo en la final del torneo de Córdoba ante un enorme rival de talento indiscutible como Diego Schwartzman le sitúa entre los mejores “terrícolas” del momento con cuatro finales disputadas y tres títulos ATP en su palmarés.

“He ganado tres títulos en 11 meses. ¡No está nada mal!”, exclamaba el domingo en el estadio Mario Kempes de la ciudad cordobesa con el trofeo en sus manos. En 2019 se estrenó como finalista en Sao Paulo y la suerte le fue esquiva, pero desde entonces se coronó en Múnich, en Houston y ahora en Córdoba, en un partido que hizo girar a su favor mediado el segundo set: 2-6, 6-4, 6-0

A sus 23 años, Garín, al que indistintamente conocen en el circuito como El Tanque, Gago o Tatan, se perfila como uno de los grandes del tenis en tierra batida. Esta semana podrá demostrar su nuevo status en el segundo torneo en arcilla del año, en Buenos Aires, y de nuevo con Schwartzman como principal favorito (Garín es el quinto cabeza de serie).

Hasta el momento, el año 2020 no le había ido demasiado bien al chileno, que considera a Argentina su segundo país ya que entrena regularmente en Buenos Aires. Perdió sus tres partidos de la primera fase de la ATP Cup, cayó eliminado en primera ronda en Adelaida y en segunda en el Open de Australia e inició la pasada semana su participación en Córdoba con numerosas dudas y sufridas remontadas en tres sets ante Pablo Cuevas (cuartos de final) y Andrej Martin (semifinales).

En el Barcelona Open Banc Sabadell debutó en 2016, cuando aún no había cumplido los 20 años, pero no pasó de la fase previa. El pasado año volvió a la Ciudad Condal y fue eliminado por Roberto Carballés en octavos de final. 

Desde ayer ya puede presumir de ser top-30 en el ranking ATP (es el 26), otro gran momento de su joven carrera.