Houston y Marrakech lanzan la temporada de tierra batida de primavera | Barcelona Open Banc Sabadell
08/04/2019

Houston y Marrakech lanzan la temporada de tierra batida de primavera

Como viene siendo tradicional, Houston y Marrakech abren la temporada de tierra batida del calendario, que se prolongará hasta la disputa de Roland Garros. Aunque los puntos fuertes de esta gira se encuentran en Europa, son otros dos continentes, América y África, los que ponen en marcha los dos primeros torneos. El mayor interés de la semana se concentrará en Marrakech, cuyo torneo, el Grand Prix Hassan II, cuenta con el tercer mejor jugador del ranking mundial, Alexander Zverev, que ha recibido una wildcard.

Una nutrida representación española, encabezada por el defensor del título, Pablo Andújar, espera romper la tónica de tres meses sin título ATP alguno para el tenis español, algo nada frecuente en los últimos años. Además de Zverev, también dispondrá de una invitación Fabio Fognini, otro hombre a tener en cuenta. Y en la lista de jugadores aparecen Jo-Wilfried Tsonga, Kyle Edmund y Gilles Simon.

El torneo marroquí fue fundado en 1984 dentro del circuito Challenger y pasó a ser torneo ATP en 1990. Se disputó durante muchos años en Casablanca hasta su traslado a Marrakech en 2016. Es el único torneo del calendario que se celebra en África.

Menos atractivo parece el otro torneo de la semana, que además se ha visto muy mermado por la baja de última hora del lesionado John Isner. El principal favorito, Steve Johnson, es además el defensor. También será interesante seguir la trayectoria de Jeremy Chardy y Reilly Opelka, inscrito en el Barcelona Open Banc Sabadell, y de los dos únicos españoles en el cuadro, Guillermo García López y Marcel Granollers.

Houston alberga el único torneo ATP en tierra batida en Estados Unidos. Data nada menos que de 1910, cuando comenzó a disputarse el US Men´s Clay Court Championship, que es su nomenclatura correcta. Tras rotar por varias ciudades estadounidenses, llegó a su actual emplazamiento, en Houston, en 2001.