La nueva vida de David Ferrer | Barcelona Open Banc Sabadell
26/11/2019

La nueva vida de David Ferrer

“Este torneo es el que más me ha gustado como fan y como jugador de tenis. Es un torneo muy grande, pero hay que evolucionar siempre, que vengan los mejores jugadores del mundo y aportar novedades para el público. Y tenemos la suerte de contar con un jugador como Rafa Nadal”. Son palabras de David Ferrer hace algunas semanas, cuando fue nombrado director deportivo del Barcelona Open Banc Sabadell.

Ferrer ha sustituido a otra gran leyenda del tenis, Albert Costa, y como éste, tiene ante sí un reto de grandes dimensiones cuando aún está reciente su retirada de las pistas. Ahí es nada debutar al otro lado de la red como director deportivo del torneo más añejo del tenis español, un verdadero monumento del calendario internacional sobre tierra batida.

Pero Ferrer no se achica. Como nunca lo hizo en la pista. Le avala el profundo conocimiento que tiene del circuito y su conexión con los dirigentes del Real Club Tenis Barcelona, el propietario del evento: “Hay confianza mutua con la directiva y opciones de estar mucho tiempo. Quiero hacerlo bien y que todas las partes estén contentas”.

Uno de los objetivos a plazo corto de Ferrer será volver a contar con la presencia de Nadal en el torneo. “Confío en que lo cerraremos en breve. No va a existir otro Nadal, es un fenómeno único.  Rafa ha ganado 11 veces la competición. Hay que disfrutarlo con su nivel altísimo y sus continuos récords”.

El nuevo director ha mencionado que le gustaría que volvieran a jugar en Barcelona, tenistas como Stefanos Tsitsipas, Daniil Medvedev, Denis Shapovalov o Juan Martín del Potro, que estuvo a punto de hacerlo en la última edición. “¿Y a quién no le gustaría tener a Roger Federer?  -ha añadido-.  Pero no depende de lo que le puedas ofrecer, sino de su calendario. Roger tiene otros retos. No le gusta mucho jugar demasiado en tierra batida”.

“El Barcelona Open Banc Sabadell gusta a todos los jugadores por la propia ciudad, porque se disputa en un club de tenis, muy de casa, y porque cada vez hay menos torneos de tierra batida en el circuito -ha añadido-. Tras Montecarlo, Roma y Roland Garros, está el Godó. Es uno de los más grandes”.