Nadal se abona al 10 y firma en Roland Garros una de las mayores hazañas del tenis | Barcelona Open Banc Sabadell
11/06/2017

Nadal se abona al 10 y firma en Roland Garros una de las mayores hazañas del tenis

Jugando como nunca había hecho anteriormente en tierra batida, Rafa Nadal ha conquistado hoy en París su décima corona en el mayor torneo del mundo en esta superficie, Roland Garros. Su nivel de juego ha sido tan elevado que el suizo Stan Wawrika, número 3 del mundo, apenas ha podido ganarle seis juegos en una final extraordinaria: que ha durado 2h06´: 6-2, 6-3, 6-1

Esos 10 títulos igualan los que esta misma campaña de tierra en el circuito había alcanzado primero en el Masters 1000 de Montecarlo y más tarde en el Barcelona Open Banc Sabadell. Nadie salvo él en la historia del tenis, hombre y mujer, ha ganado un torneo en 10 ocasiones. Este triple doble del jugador mallorquín es sencillamente uno de los hitos más fabulosos jamás vistos en el deporte moderno.

Nadal ha jugado uno de sus mejores partidos de la historia para conseguir su 15 triunfo en un torneo del Grand Slam, lo que le sitúa en solitario (antes estaba junto a Pete Sampras con 14) por detrás de Roger Federer, que suma 18. No ganaba un grande desde hace tres años, precisamente cuando sumó su noveno triunfo en París.

Las dos semanas has sido inolvidables en París. Nadal, sin perder un solo set, ha cedido apenas 35 juegos en 7 partidos, a una media de cinco en cada encuentro. Este Roland Garros ha sido indudablemente uno de los mejores torneos de su carrera y que seguramente marcará un nuevo punto de inflexión pues no sólo ha demostrado que se puede volver al primer plano tras el infierno de las lesiones, sino que ha enviado un mensaje del mucho tenis que le queda todavía en las piernas y, mejor aún, en la cabeza.

“Ganar aquí una vez más y este año por décima vez es algo que no puedo describir”, ha mencionado Nadal en la pista. La fortuna de todos los espectadores que han podido asistir al espectáculo es que podrán guardar para siempre el recuerdo y podrán explicar que estuvieron allí, en la pista central de Roland Garros, el jardín de Nadal.

La sorpresa final ha sido que la Copa de los Mosqueteros se la ha entregado nada menos que Toni, su tío y entrenador de toda la vida.